Gestión de residuos peligrosos y no peligrosos

Los residuos o desechos pueden clasificarse en varios tipos, dependiendo del tratamiento que se le pueda hacer para reciclar; así tenemos residuos orgánicos, residuos químicos, residuos plásticos, residuos tóxicos, residuos biodegradables, etc. Sin embargo, la clasificación más simple que los involucra a todos es la de residuos no peligrosos y los residuos peligrosos, cada uno con gestión diferente. Conoce el proceso de gestión que se aplica a cada uno de estos dos casos.

Gestión de los residuos de acuerdo a su tipo

Artículo patrocinado por Desatascos-Tenerife.es

1. Gestión de residuos no peligrosos

Gestión de residuos peligrososLos residuos no peligrosos son todos aquellos que pueden mezclarse sin problema de contaminación o riesgo para la salud si son tratados adecuadamente; como los residuos orgánicos, plásticos o cartones. Para su correcta gestión se debe planificar el depósito, el transporte y el tratamiento.

Para el depósito se utilizan contenedores especiales y adaptados al tipo de residuo, los contenedores herméticos, por ejemplo, se utilizan para sustancias líquidas. Posteriormente, puede utilizarse un compactador en sitio para disminuir el volumen de los residuos y almacenar mayor cantidad y de esta manera reducir coste de transporte.

Finalmente, el tratamiento dependerá del tipo de residuo; por ejemplo, los residuos orgánicos domésticos o industriales se consideran biodegradables, estos residuos proceden de restaurantes, jardines, procesadoras de alimentos, parques, domicilios o granjas. Por lo general, son residuos de alimentos y plantas. El destino de este tipo de residuos es compostaje o como materia prima energética, el biogás es un ejemplo de este caso.

Hay que destacar que en cualquiera de los casos se necesita la contratación de empresas especializadas en la manipulación, limpieza y desecho de residuos.

2. Gestión de residuos peligrosos

Los residuos peligrosos son todos aquellos que se consideran de alerta para la salud de las personas o que ponen en riesgo al ambiente. En la gestión de éste tipo de residuos se considera a la prevención una etapa indispensable en el proceso; la cual se apoya en un diagrama de flujo para conocer el tratamiento de los residuos y la acción inmediata en caso de accidentes.

Los residuos peligrosos pueden ser tóxicos, inflamables, reactivos, corrosivos, infecciosos o radioactivos. Para su gestión se busca minimizar los efectos peligrosos y se prefiere el reciclaje que el depósito de los mismos; se tratan de hacer inertes en sitio y disminuir el tiempo de traslado en lo posible.

Por lo general, estos residuos provienen del sector salud, industria farmacéutica o del campo de la ciencia. Este tipo de residuo tiene un estricto control tanto del almacenamiento, transporte como el destino final. Al proceso de gestión se le atribuyen serias responsabilidades legales y medioambientales sino se cumple con una correcta planificación y gestión de los mismos. Su gestión es costosa debido a que se requieren notificaciones, permisos legales, solicitud de admisión, declaraciones anuales, envasados especiales y etiquetados.

Sigue leyendo otro artículo de interés!

This entry was posted in Artículos. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *