Especies en peligro de extinción en México – Peyote

Especies en peligro de extinción en México:

El peyote, es un cactus endémico de México de la zona sur de Norteamérica que debido a su lento crecimiento y su explotación se encuentra en peligro de extinción.

El peyote (Lophophora Williamsii) tiene unos conocidos efectos alucinógenos y por ello ha sido y es muy demandado por los consumidores de drogas y por los narcotraficantes. Es ilegal traficar con esta planta pero la venta de material cultivado está permitida. Otra de las importantes funciones que tiene el peyote es la de fabricar mescalina que es un componente importante de muchos fármacos psicológicos y psiquiátricos.

Una de las organizaciones que consiguen que el tráfico de especies de plantas amenazadas sea ilegal y no sea una realidad en nuestros días  es la organización CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres)

Especies en extincion México

El centro de abasteciemiento del peyote en México es una zona conocida por los huicholes como Wirikuta, que se encuentra en el desierto de San Luis de Potosí.

Está especie en peligro de extinción en México tiene caracter sagrado en muchas culturas del mundo como “los rarámuris” unos nativos que viven en el estado de Chihuahua. Ésto lo  refleja el poeta Alfonso Reyes en su poema “Yerbas del Tarahumara”:

Beben tesgüiño de maíz y peyote,
yerba de los portentos,
sinfonía lograda
que convierte los ruidos en colores;
y larga borrachera metafísica
los compensa de andar sobre la tierra,
que es, al fin y a la postre,
la dolencia común de las razas de los hombres.

Esta planta milenaria no debería desaparacer de todas estas culturas y de nuestras raíces por ello deberíamos hacer un esfuerzo para conservarla, ¿No lo creéis así?

 

This entry was posted in Flora en peligro de extinción. Bookmark the permalink.

One Response to Especies en peligro de extinción en México – Peyote

  1. carlos alberto says:

    El hombre ha hecho de la naturaleza un infierno para los animales:
    que la naturaleza nos perdone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *